martes, 6 de diciembre de 2016

LA MUERTE




Tarea 2:
El tema de la muerte es uno de los más recurrentes en la historia de la literatura  y del arte de todos los tiempos.La “Danza de la Muerte” castellana es de principios del siglo XV. Consta de más de seiscientos versos y en ella, la Muerte va llamando a bailar a diversos personajes, como el Papa, el Obispo, el Emperador, el Sacristán, el Labrador, etc., al tiempo que les recuerda que los goces mundanos tienen su fin y que todos han de morir. Todos caen en sus brazos.
 El tema de la muerte dominó la Baja Edad Media, y frente a ella no había resignación cristiana, sino terror ante la pérdida de los placeres terrenales. Presenta, por un lado, una intención religiosa: recordar que los goces del mundo son perecederos y que hay que estar preparado para morir cristianamente; por otro lado, una intención satírica al hacer que todos caigan muertos, con independencia de su edad o su posición social, dado el poder igualatorio de la muerte.
Pero el tema de la muerte no acaba aquí.  Dejo algunos ejemplos pertenecientes a épocas distintas:


"Pero devedes saber que para ganar la gloria del Paraíso, que ha de guardarse omne de malas obras, que mester es de fazer buenas obras, e estas buenas obras para guardar las almas e guisar que vayan a Paraíso ha mester y estas quatro cosas: la primera, que aya omne fe e biva en ley de salvaçión; la segunda, que desque es en tiempo para lo entender, que crea toda su ley e todos sus artículos e que non dubde en ninguna cosa dello; la terçera, que faga buenas obras e a buena entençión porque gane el Paraíso; la quarta, que se guarde de fazer malas obras porque sea guardada la su alma de ir al Infierno."
(Don Juan Manuel, El Conde Lucanor, Quinta parte)


«Entonces podrá preguntar, Muerte, dónde está tu victoria, sabiendo no obstante que no recibirá respuesta, porque la muerte nunca responde, y no es porque no quiera, es sólo porque no sabe lo que ha de decir delante del mayor dolor humano» (J. Saramago: Las intermitencias de la muerte, 2005).


imagen 
"Muerte, no te enorgullezcas,
aunque se te haya erróneamente
dicho poderosa y temible,
pues esos que has borrado no mueren,
pobre Muerte, incapaz hasta de aniquilarme a mí.
Si el reposo y el sueño son tan gratos,
cuánto más no debes serlo tú, así se explica
que los mejores hombres antes den contigo
libertad a sus almas y a sus huesos descanso.
Azar, reyes, suicidas, son tus amos,
habitante de pócimas, enfermedad y guerras.
Y más diestros que tú son los hechizos.
Así que ¿por qué te ufanas?
Pasado un breve sueño, eterna es la vigilia
y ya no has de ser más: Muerte, tú morirás"
Autor: Jhon Donne
(Este poema es el que se repite en la obra de teatro de Margaret Edson, Wit, por parte de la protagonista, una enferma de cáncer.¡Por cierto, esta autora ganó el premio Pulizzer en 1999 y es una obra estupenda. )